La ciudad sin calles: Barricadas en tu propia habitación

En la sociedad en la que vivimos, invadir la existencia particular de los demás se vuelve una afición tan común como podría ser encender la radio. Si situamos toda esta información en Japón, los límites llegan a un punto realmente complicado para nuestra comprensión. En La ciudad sin calles de Junji Ito veremos hasta donde se puede llegar cuando estamos cegados por la curiosidad.

Saiko últimamente sueña con Kishimoto, un compañero de clase, y no sabe por qué. Una amiga le habla sobre el método Aristóteles que consiste en que cuando alguien te habla mientras duermes, sueñas con él. Esto no parece tener sentido hasta que ella se da cuenta de que últimamente la ventana de su cuarto aparece abierta cuando ella no recuerda haberla dejado así. La última vez que sueña con Kishimoto descubre que la gran parte de lo que ocurre en sus sueños está ocurriendo en la realidad.
Como si esto no fuera suficiente problema, toda su familia comienza a espiarla haciendo agujeros en su pared y asomándose por su puerta en cualquier momento pero a sus hermanos y a sus padres les parece un comportamiento de lo más normal. Saiko ya no aguanta más en su casa y decide escaparse para buscar a su tía aunque entonces se da cuenta del error que ha cometido al encontrar una ciudad donde las casas se comunican con las otras casas y no importa formar parte de la vida de desconocidos. La ciudad está contagiada.
En el momento en el que vivimos, disfrutar de la intimidad se debería guardar como un tesoro muy difícil de hallar. Las conversaciones y el tiempo libre de las personas se llenan de chismes y cotilleos de las vidas de los familiares, vecinos o compañeros de trabajo. Saber demasiado de alguien nunca fue tan fácil como lo es ahora y en cuando se nos puede escapar de las manos.
En la ciudad de Saiko, los transeúntes cubiertos por una máscara le preguntaban por sus detalles más íntimos y le instaban a que se desnudara. Si miras a tu alrededor encontrarás a muchas de esas personas. Todos vivimos en la ciudad sin calles y todos llevamos nuestro propio antifaz.

~ por Rak Zombie en 05/01/2012.

Una respuesta to “La ciudad sin calles: Barricadas en tu propia habitación”

  1. buen manga, me gusto mucho y lo recomiendo al 100%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: