The Cabin in the Woods: Planos superpuestos entre las paredes

The Cabin in the Woods de Drew Goddard.

Enredarse en una trama de pánico supone la disposición para decidir entre opciones dispuestas enfrente de nuestra abyecta mirada. Lo desconocido no tiene problemas para tornarse en nuestro nuevo destino siempre y cuando estemos de acuerdo con tender puentes entre nuestra vida y la que se nos quiere exigir. Mirando a nuestro alrededor, identificando todas y cada una de las pistas que nos lleven hasta un nuevo puesto obligatorio descubriremos que estamos hechos para todas esas nuevas opciones, pero solo si nos consideramos un nuevo objetivo ante los ojos ajenos que nos observan desde las sombras.

Comenzar un viaje en el que nuestro principal objetivos sea la diversión y el distraernos de nuestra vida cotidiana podrá llevarnos a una espiral de nuevos conceptos que nos transporten a la supervivencia por nuestro verdadero Yo. Supongamos que el planteamiento que conocemos en el que nuestra conducta nos obliga a afrontar diferentes situaciones está controlado por nuestra propia mente. Lo supondremos para volver a equivocarnos como encajados en un bucle maligno. Miles de presentimientos se cernirán sobre nuestras maravillosas vacaciones convirtiéndose en seres del inframundo, siempre con una razón, ya que será lo que nuestras decisiones completen en un nuevo puzle al que le faltará la pieza conclusiva.

La paranoia sobre el control y nuestro forzoso comportamiento nos permitirá llegar a desconocer que nuestra vida es más significativa que todo lo que se pueda encontrar debajo de las rocas que tenemos bajo nuestras pisadas, pero sólo en este preciso momento. Elegir nuestra muerte solo será una de las mínimas decisiones que se van a tomar en este mundo que acabaremos destruyendo por amor propio. Amor propio siempre equivocado que nos habrá llevado hasta este punto en el que ya no hay vuelta atrás, en el que conseguiremos engañar a lo que creemos malvado para solo descubrir que una apariencia puede ser la expiración de todo lo que pretendemos. Lo que está por encima de nosotros quizás no importa tanto cuando no sabemos qué es lo que tenemos yaciendo debajo de nuestros pies.

~ por Rak Zombie en 21/08/2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: